El crudo relato del coronel (r) Benjamín Núñez sobre la muerte de los tres jóvenes

Benjamín Núñez era el comandante operativo de la Policía en Sucre cuando fueron asesinados tres jóvenes en el Chochó.

marzo 29, 2023 | 3:44 pm
Coronel (r) Benjamín Núñez sindicado del asesinato de tres jóvenes en Sucre - Google
Coronel (r) Benjamín Núñez sindicado del asesinato de tres jóvenes en Sucre - Google

El coronel (r) Benjamín Núñez, quien pagaría una condena cercana a los 29 años por su presunta participación en la muerte de tres jóvenes en Chochó, Sucre, relató a la Fiscalía el momento en el cual se cometió el triple asesinato el pasado 25 de julio de 2022.

“Yo tomo una muy mala decisión y bueno estamos acá para contar la verdad y, obviamente, ofrecer una disculpa a los familiares y a las víctimas porque el proceder de uno no es”, dice el relato del coronel Núñez.

El procesado, quien en ese momento cumplía funciones como comandante operativo de la Policía en Sucre, contó que, tras recibir el reporte de que habían herido a un uniformado (Diego Felipe Ruiz Rincón) en medio del plan pistola que el “Clan del Golfo” adelantaba en ese momento contra la Fuerza Pública, “salimos de una en la camioneta”.

Te puede interesar: Corte Suprema abrió nueva investigación contra el exsenador Mario Castaño

El coronel (r) Benjamín Núñez llegó minutos después al corregimiento del Chochó donde, supuestamente, habían capturado a los tres responsables del ataque contra el policía.

“Me dicen: ‘ojo, vienen heridos’, pero en la forma en la que yo los recibí estaban irreconocibles, no podía saber si eran de 25, ni de 18, ni de 20 años porque estaban muy golpeados”, esos tres jóvenes eran Jesús David Díaz, de 18 años; José Carlos Arévalo, de 20, y Carlos Alberto Ibáñez, de 26 años.

Mientras los jóvenes subían a la camioneta, el coronel (r) recibió la noticia de que el uniformado herido había fallecido. Tras colgar la llamada, Núñez contó que agarró su arma de dotación “y me puse a pensar: ‘si hubo un policía muerto y salen unos heridos de la nada, yo dije estos manes son’”.

“Lo que hago es accionar el gatillo y dispararle al muchacho. Me levanté en la camioneta, le disparé al que estaba acá y les dije: ‘acuesten este acá’ y después le disparé aquí en dos ocasiones a este”, añadió el coronel (r).

Luego, confesó cómo junto a otros uniformados, que también están procesados, ocultaron las pruebas “arreglando” la camioneta. “Yo le di $50.000 a un patrullero para arreglarla”, sostuvo.

Finalmente contó que cuando un grupo de inteligencia de la Policía confirmó que ninguno de los tres jóvenes era sospechoso del crimen del policía, “ahí yo me empiezo a preocupar”, dijo.

También puedes leer: Exjefes paramilitares piden al presidente Petro un debate sobre justicia y paz

Tras ser señalado por otros uniformados como el principal sospechoso del crimen, el coronel (r) Núñez huyó del país rumbo a México, de donde regresó el pasado 8 de septiembre y, de inmediato, fue capturado por las autoridades.

La Fiscalía le imputó los delitos de homicidio agravado, privación ilegal de la libertad y ocultamiento, alteración o destrucción de material probatorio.

El procesado, inicialmente, se negó a aceptar los cargos porque su intención era buscar un preacuerdo con el ente acusador, el cual logró un par de semanas después y con el que quedó establecido que pagará cerca de 29 años de prisión y una multa de cien salarios mínimos.

Pero además de la condena, en el preacuerdo quedó establecido que el coronel (r) Benjamín Núñez debía pedirle perdón a los familiares de las víctimas, así como testigo clave de la Fiscalía.

El coronel (r) Benjamín Núñez ya pidió perdón a las familias de las víctimas desde la cárcel La Picaleña, donde se encuentra recluido.

“Uno se siente angustiado por todo lo sucedido, haber cometido este hecho en contra de estos tres jóvenes, fueron momentos que, desafortunadamente, por el contexto de lo que estábamos viviendo en el departamento, nos llevó a tomar unas malas decisiones, pero no solo sentimos, yo y mis compañeros, la muerte de esos muchachos, sino que empieza una tragedia con esta familia. Un dolor que no podemos curar o resarcir así sea con prisión o con dinero porque es un ser querido”, fue un aparte del perdón que el uniformado en retiro envió a las familias de las víctimas.

Además del coronel (r) otros 10 uniformados –privados de la libertad– están siendo investigados por su participación en el triple homicidio.