Identifican los dos cuerpos hallados en un arroyo de Barranquilla

Las autoridades informaron que los cuerpo de los dos hombres recibieron impactos de bala en la cabeza y que además estaban amordazados.

febrero 14, 2023 | 8:40 am

El 9 de febrero se encontraron los cuerpos sin vida de dos hombres en un arroyo de Barranquilla. Hasta esta semana las autoridades pudieron identificarlos y determinar su procedencia gracias al trabajo de investigación.

Se trata de Luis Javier López Romero y Jorge Enrique López Portillo, ambos de 22 años y oriundos de Montería, Córdoba.

El hallazgo fue reportado por un habitante de la zona en horas de la madrugada. Según la Policía, estas víctimas fueron amarradas por los autores del crimen y luego torturadas y estranguladas. Después fueron llevadas en un vehículo hasta la calle 83 con carrera 26 del barrio Me Quejo, para arrojarlos al canal de aguas negras. Hasta el momento se desconocen los móviles o los implicados.

El comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, brigadier general Jorge Urquijo Sandoval, ofreció una recompensa por información que pueda llevar al esclarecimiento de este caso. «Estamos ofreciendo una recompensa de hasta $10 millones por información de la comunidad que nos ayude a agilizar este caso», dijo el alto oficial.

Le sugerimos leer: ¡Macabro! Hallaron dos cadáveres dentro de bolsas en un arroyo de Barranquilla [VIDEO]

De Luis se dijo que era albañil y llevaba 6 meses viviendo en Barranquilla. Sobre Jorge se conoció que se dedicaba a cuidar fincas en varios sectores de Córdoba y que solo llevaba 8 días en la capital del Atlántico.

«Estamos preocupados por lo que pasó, aunque esto se veía venir, es como la crónica de una muerte anunciada. Hoy cuando salí a pasear al perro, un vecino me dijo, ‘hay una persona muerta’, así que fuimos a ver y se veían los pies de las personas, luego pasó un muchacho con un palo, abrió un poco la bolsa y pudimos ver que había dos personas envueltas», dijo José De la Cruz, vecino del sector y quien encontró los cadáveres.

Las primeras investigaciones revelan que antes de matarlos, los asesinos habían tomado fotos de las víctimas, que luego publicaron en las redes sociales.