La Catedral de Sal de Zipaquirá llega con una experiencia sobre los aires

Esta atracción de 17 metros de altura, combina la emoción de la escalada con la majestuosidad histórica de la región.

Facebook
Twitter
WhatsApp
La Catedral de Sal de Zipaquirá llega con una experiencia sobre los aires
Imagen de cortesía
[responsivevoice_button voice="Spanish Latin American Male" buttontext="Escuchar Noticia"]

La Catedral de Sal de Zipaquirá, reconocida como la Primera Maravilla de Colombia, ha dado un nuevo impulso a su popular atracción de escalada al aire libre con una impresionante remodelación. El muro de escalar más alto al aire libre de Colombia ha sido objeto de mejoras significativas para ofrecer a los amantes de la escalada una experiencia aún más emocionante y desafiante.

Te puede interesar: Porqué consumir proteína y formas de incluirla

Después de años de desafiar a los escaladores, la Catedral de Sal nuevamente promete deleitar a los visitantes con desafíos verticales mejorados y con mayor dificultad en un muro 17 metros de altura, que lo llevan a ostentar el título del más grande del país a cielo abierto.

Las fortalezas y beneficios de la escalada son bien conocidos entre los entusiastas de este deporte. Desde el punto de vista físico, la escalada desarrolla la fuerza muscular, la resistencia y la flexibilidad. Además, mejora la coordinación y el equilibrio, proporcionando un ejercicio cardiovascular completo.

En el ámbito mental, la escalada fomenta la concentración, la toma de decisiones rápidas y la superación personal. Los escaladores deben enfrentar obstáculos en tiempo real y planificar estratégicamente sus movimientos para alcanzar la cima. Esta práctica deportiva también impulsa la confianza en uno mismo y brinda una sensación de logro al superar cada desafío.

La historia de la escalada se remonta a diversas culturas y períodos históricos. Aunque los primeros rastros de la escalada se encuentran en antiguas civilizaciones como China, Grecia y Roma, la escalada moderna como deporte independiente surgió a fines del siglo XIX y principios del XX, con la introducción de técnicas y equipos especializados.

La Catedral de Sal de Zipaquirá, una joya arquitectónica construida dentro de minas de sal abandonadas, ha sido un destino turístico popular desde su inauguración en 1954. Esta remodelación del muro de escalar es parte de los esfuerzos continuos para brindar a los visitantes experiencias únicas y emocionantes mientras exploran las maravillas subterráneas.

Con esta renovación, la Catedral de Sal ofrece ahora a los escaladores una experiencia mejorada, con nuevos desafíos y obstáculos cuidadosamente diseñados para poner a prueba su destreza y habilidades. Ya sea para los principiantes que buscan adentrarse en el mundo de la escalada o para los escaladores experimentados en busca de nuevas emociones, el muro remodelado de la Catedral de Sal promete ser una experiencia inolvidable.

Esta impresionante obra ocupa el segundo lugar de culto más impresionante del planeta, entre los 20 sitios la Primera Maravilla de Colombia compitió con sitios turísticos y templos de reconocimiento mundial como: La Gran Mezquita Sheikh Zayed en Abu Dabi, El Partenón de Atenas, La Catedral de Notre – Dame de París, La Capilla Sixtina en la ciudad del Vaticano, entre otros que hicieron parte de esta publicación del buscador más importante de la web, Google.

La increíble Catedral de Sal de Zipaquirá, situada a 50 kilómetros al norte de Bogotá, capital de Colombia, lleva la arquitectura religiosa a límites insospechados. Una maravillosa construcción moderna realizada por Roswell Garavito Pearl en los años noventa. Se encuentra a 180 metros bajo tierra, en el interior de una mina de sal que ha sido explotada desde 1801, dentro del parque de la Sal de Zipaquirá, en el departamento de Cundinamarca, y que está incrustada en el cerro del Zipa a 2.652 m.s.n.m.

Facebook
Twitter
WhatsApp

XILON

Melgar Resort