La leche de almendras rica en vitamina D

La leche de almendras no contiene leche de vaca, así que es una excelente opción para las personas que siguen una dieta vegana.

Compartir en
diciembre 4, 2022 | 8:41 am
leche de almendras
leche de almendras

La leche de almendras se prepara mezclando las almendras con agua y luego colando la mezcla para eliminar los sólidos. También puedes prepararla agregando agua a la mantequilla de almendras.

Tiene un agradable sabor a nuez y una textura cremosa similar a la de la leche normal. Por esta razón, es una opción popular para las personas que siguen una dieta vegana y aquellos que son alérgicos o intolerantes a los lácteos.

La puedes conseguir en la mayoría de los supermercados, generalmente en la sección de alimentos saludables. También es muy fácil de preparar en casa.

La leche de almendras comercial viene en una variedad de marcas y sabores. La leche de almendras que no contiene azúcar añadido es más saludable.

La mayoría de las marcas también ofrecen leche enriquecida con vitaminas, minerales o proteínas. Si no consumes productos lácteos, puede ser beneficioso elegir productos enriquecidos con calcio.

En estudios controlados, se ha encontrado un vínculo entre las almendras enteras y una variedad de beneficios para la salud, pero muchos de estos podrían no aplicarse a la leche de almendras.

Esto se debe a que los fabricantes suelen hacer la leche con almendras blanqueadas (sin piel) y cuelan el líquido. Esto elimina la mayor parte de la fibra y gran parte de los antioxidantes de las almendras.

Además, suele estar diluida. Es una fuente de nutrientes mucho menos concentrada que las almendras enteras.

La concentración de nutrientes depende de cuántas almendras se usan para preparar la leche, la cantidad de agua agregada y si contiene o no vitaminas y minerales agregados.

Por ejemplo, muchas recetas en línea recomiendan preparar 2 tazas de leche de almendras con 1 taza (143 gramos [g]) de almendras, mientras que la leche de almendras comercial puede estar mucho más diluida.

Beneficios

Estos son los siete beneficios principales para la salud de beber leche de almendras.

1. Es nutritiva

Si bien, no es tan nutritiva como la leche de vaca, los productos enriquecidos se acercan bastante.

Frecuentemente contiene vitamina D, calcio y proteínas agregadas, lo que la hace más similar a la leche normal en cuanto a su contenido nutricional.

Sin embargo, la leche de almendras es naturalmente rica en varias vitaminas y minerales, especialmente en vitamina E.

El cuerpo no absorbe algunos minerales en la leche de almendras tan bien como los que están en la leche. En parte, esto se debe a que las almendras contienen ácido fítico, un antinutriente que reduce la absorción de hierro, zinc y magnesio.

Dado que carece de muchos nutrientes, no es adecuada como sustituto para la leche de los bebés.

2. Es baja en calorías

Si bien las almendras contienen un 50% de grasa y un alto contenido de calorías, la leche de almendras comercial es una bebida baja en calorías.

Esto significa que puedes beber mucha leche de almendras sin aumentar de peso. También es rica en algunos nutrientes en relación con su contenido calórico.

Los productores de leche de almendras la diluyen con agua para que su contenido de grasa sea similar al de la leche baja en grasa, que es alrededor del 1% de grasa.

Una taza de leche de almendras contiene solo 39 calorías, la mitad de las calorías de una taza de leche descremada.

Además, algunos productos contienen azúcar agregado, que se deben evitar para obtener los máximos beneficios para la salud.

3. La leche de almendras sin azúcar no eleva el azúcar en la sangre

Muchas leches de almendras en el mercado están cargadas con azúcar agregado.

La leche de almendras sin azúcar, por otro lado, es una bebida baja en carbohidratos, compuesta por menos del 2% de carbohidratos, o 3.43 g de carbohidratos en 1 taza.

En comparación, la leche de vaca baja en grasa contiene un 5% de carbohidratos, que suma en total 12 g en 1 taza.

La leche de almendras también es rica en grasas y proteínas en relación con su contenido de carbohidratos.

Sin embargo, asegúrate de leer la lista de ingredientes y seleccionar los productos más puros posible.

4. Es libre de lácteos

La leche de almendras no contiene leche de vaca ni otros productos animales, así que es una excelente opción para las personas que siguen una dieta vegana y personas intolerantes a la lactosa o alérgicos a la leche.

Muchas personas son intolerantes al azúcar de la leche (lactosa) y no pueden digerirlo por completo. La lactosa no digerida pasa al colon, donde las bacterias residentes las fermentan, generando gases excesivos, hinchazón, diarrea y malestar para las personas intolerantes.

Al ser libre de lácteos, la leche de almendras no contiene lactosa, convirtiéndola en un sustituto adecuado para la leche para las personas con intolerancia a la lactosa.

5. La leche de almendras enriquecida puede fortalecer tus huesos

Los productos lácteos son la fuente dietética más rica en calcio. Por el contrario, las almendras son una fuente pobre de este nutriente.

Para hacer que la leche de almendras se parezca más a la leche real, los productores a menudo la enriquecen con calcio. Por ejemplo, una taza de leche de almendras comercial puede contener el 37% o más de tu necesidad diaria, dependiendo del tipo y la marca.

En comparación, el contenido de calcio en una taza de leche de vaca puede contener alrededor del 23% de tu necesidad diaria, dependiendo del tipo y la marca.

Como resultado, la leche de almendras enriquecida es una excelente fuente de calcio para las personas que no consumen productos lácteos, como los veganos y aquellas intolerantes a la lactosa o alérgicos a la leche.

El calcio es esencial para desarrollar y mantener los huesos sanos. Por esta razón, una ingesta adecuada de calcio reduce el riesgo de osteoporosis, una enfermedad asociada con huesos débiles y fracturas.

6. Puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca

Los estudios de observación muestran que consumir nueces de forma regular está relacionado con un riesgo reducido de desarrollo de enfermedad cardíaca. En parte, esto se debe a que tienen un alto contenido de grasas saludables.

La leche de almendras tiene el 1% de su peso en aceite, del cual casi el 90% es insaturado.

Las investigaciones han relacionado el ácido oleico, que es el principal ácido graso del aceite de almendras, con cambios beneficiosos en los lípidos en la sangre.

Un estudio en adultos sanos mostró que comer 66 g de almendras o aceite de almendras todos los días durante 6 semanas redujo sus niveles de lipoproteína de baja densidad o colesterol “malo” en un 6% y de triglicéridos en un 14%. También aumentó su lipoproteína de alta densidad o colesterol “bueno” en un 6%.

Estos cambios beneficiosos en el perfil de lípidos en la sangre están asociados con un riesgo reducido de desarrollo de enfermedad cardíaca.

Si bien cerca del 50% de las calorías provienen de la grasa, generalmente es un producto bajo en grasa y probablemente no tenga un impacto significativo en tu perfil de lípidos en la sangre.

7. La leche de almendras es rica en vitamina D

Muchas personas tienen niveles bajos o deficiencia de vitamina D, lo que aumenta el riesgo de huesos frágiles, fatiga y músculos débiles.

Hay pocas fuentes buenas de vitamina D en la dieta humana. Por esto, una estrategia común de salud pública es enriquecer ciertos alimentos con vitamina D. Esto se aplica especialmente a los productos lácteos.

Al igual que la leche normal, suele contener vitamina D agregada. La cantidad de vitamina D varía con cada producto. Por ejemplo, 1 taza de leche de almendras puede contener 2.62 microgramos, que es el 13% de tu VD. Una taza de leche de vaca enriquecida con vitaminas contiene cantidades similares.

Esto hace que la leche de almendras enriquecida sea una fuente útil de vitamina D que puede prevenir la deficiencia si se consume con regularidad.

Compartir en