Guía completa para elegir el método adecuado en tu organización

Existen distintos tipos de evaluación de desempeño que debes tener en cuenta para reconocer cuál es el que mejor se ajusta a la organización.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Métodos de evaluación dentro de la organización - Google
Métodos de evaluación dentro de la organización - Google
[responsivevoice_button voice="Spanish Latin American Male" buttontext="Escuchar Noticia"]

En un contexto marcado por la fuerte competencia empresarial, contar con un equipo de trabajo estable, capacitado y profesional, puede hacer la diferencia. Sin embargo, no basta con generar condiciones laborales optimas para que el personal de tu compañía pueda desempeñarse de la mejor manera, sino que también es necesario optimizar su rendimiento, mejorando los aspectos más débiles y exprimiendo al máximo sus fortalezas.

Para esto, quienes se encuentran liderando distintos equipos de trabajo cuentan con diversas metodologías conocida como evaluaciones de desempeño. Es necesario entender que estas evaluaciones no buscan marcar los errores aplicados durante un proceso de trabajo determinado, identificar a los culpables y corregirlos, sino más bien reconocer, en tanto equipo, dónde se produjeron las fallas – si es que las hubo – y de qué manera se puede mejorar el rendimiento a futuro.

Existen distintos tipos de evaluación de desempeño que debes tener en cuenta para reconocer cuál es el que mejor se ajusta a las necesidades que tienen como equipo. Cada una de estas evaluaciones cuentan con particularidades diferentes, que cumplen distintos objetivos. Por eso, en esta nota te vamos a compartir una guía completa para que puedas aplicar el mejor método evaluativo de desempeño para tu organización.

¿Cuáles son los tipos de evaluaciones de desempeño aplicados hoy en día y qué ventajas presenta cada uno?

Antes de elegir la evaluación que mejor responde a las necesidades que se presentan para tu equipo, debes tener en cuenta que estos procesos, si no son correctamente explicados, pueden generar incomodidades o molestias innecesarias dentro del personal. Para evitarlo, se recomienda ser lo suficientemente claro al momento de explicar no solo la metodología, sino también los objetivos que se pretenden alcanzar.

Te puede interesar: Cómo elegir el curso de IT adecuado a tus objetivos profesionales

En ese sentido, se recomienda siempre destacar los aspectos positivos de este tipo de procesos, enfocados en la búsqueda de reconocimiento de aspectos a continuar trabajando en orden de mejorar los resultados alcanzados como equipo. El foco debe estar puesto en la optimización a futuro y no en la búsqueda de errores del pasado. Bajo este marco, quienes deban realizar estas evaluaciones no sentirán que sus tareas previas están siendo supervisadas con el fin de sanciones o retos.

En general, las evaluaciones de desempeño buscan reconocer varios aspectos de tu personal de trabajo: sus competencias, habilidades, vínculos interpersonales al interior del equipo, su productividad, su rendimiento, responsabilidades, aptitudes y su conducta profesional. Estas variables pueden ser medidas en términos cuantitativos y cualitativos, y pueden ser aplicados para todos los niveles del equipo de trabajo, tanto el personal más junior como los directivos más altos.

En cada una de estas variables, se pueden solicitar detalles u opiniones tanto a nivel grupal – por ejemplo, las competencias integras de un equipo de trabajo – como a nivel individual, puntualizando en las capacidades que cada uno ofrece a la totalidad del grupo.

Una de las metodologías de evaluación más utilizadas hoy en día es la autoevaluación. Si bien esta técnica, para que sea realmente efectiva, depende del grado de sinceridad que la persona tenga al momento de responder, cuenta con la ventaja de brindar espacio suficiente a quien responde a poder compartir sus opiniones de forma detallada, generando un espacio abierto y seguro para que pueda colaborar con la medición grupal de desempeño.

Otra metodología de evaluación son las de por niveles, que se diferencian en 90, 180, 270 y 360 grados. Si bien cada una de estas presentan similitudes que permiten ubicarlas dentro de un mismo grupo metodológico, la diferencia radica fundamentalmente en el personal abocado a la tarea de realizar las evaluaciones: la primera es realizada por los superiores, la segunda entre pares, la tercera se lleva delante de forma anónima por los miembros de la institución u organización, y la última abarca a todas las categorías anteriores.

Por último, una metodología que esta siendo muy aplicada hoy en día es la assesment center, la cual es gestionada por una consultora o un profesional ajeno a la empresa. Esto permite garantizar la confidencialidad de la evaluación, lo que genera un mayor espacio de seguridad para que el personal evaluado pueda responder con más sinceridad y fidelidad a los hechos. Mientras mejor sea la información recabada, más precisa podrán ser los resultados obtenidos por la evaluación.

También puedes leer: La inteligencia artificial una opción para las finanzas contables

Últimamente, las evaluaciones de desempeño incorporaron también la medición de las competencias socioemocionales del equipo de trabajo, tanto a nivel individual como grupal. Ahora bien, ¿qué son estas habilidades y por qué es importante tenerlas en cuenta?

¿Qué son las competencias socioemocionales?

Las competencias socioemocionales no están estrictamente vinculadas a aspectos del ámbito laboral, sino que pueden ser consideradas como habilidades fundamentales para la vida. Estas competencias se adquieren a través de distintas experiencias y se aplican durante la interacción tanto con las otras personas como con el entorno.

La comunicación interpersonal, la proactividad, el sentido de responsabilidad y solidaridad con el otros, son solo algunos de los puntos abarcados por estas competencias, cada vez más valiosas dentro del mercado de trabajo. Enmarcadas bajo la denominación de habilidades blandas, estos aspectos de tu personal de trabajo pueden ser determinantes al momento de emprender una acción o campaña determinada.

Estas competencias adquieren un valor mayor dentro del desarrollo de equipos de trabajo. Muchas veces los objetivos de las empresas se ven perjudicados por situaciones humanas que poco o nada tienen que ver con los aspectos profesionales. Las emociones, los vínculos, el trato con los otros, son variables que pueden afectar – y mucho – no solo el bienestar dentro de un ambiente laboral, sino también su desempeño.

Con estos aspectos a tener en cuenta, vas a poder reconocer qué evaluación de desempeño se ajusta mejor a tus necesidades laborales y a las características de tu equipo. Recuerda tener bien en claro los objetivos que se trazan no solo con la evaluación, sino también de la empresa en sí, de modo de poder enmarcar sus resultados dentro de una ruta de trabajo especifica.

Mejorar el rendimiento de tu equipo ya solo depende de ti.

Facebook
Twitter
WhatsApp

XILON

Melgar Resort